jardi vertical

JARDINES VERTICALES


Jardín vertical para la biodiversidad urbana

 

El diseño e instalación de un jardín vertical en el hogar o el negocio es una de las medidas más fáciles y útiles que se pueden adoptar en favor del desarrollo sostenible.

Los jardines verticales Mon Toit Vert de VERTIGE ofrecen numerosos beneficios y ventajas, ya se trate de mejorar la calidad de vida de los empleados en el lugar de trabajo o de la familia en el hogar.

Hoy en día muchos particulares y empresas instalan jardines verticales en interiores y exteriores conscientes de los numerosos beneficios que aportan:

– Ayudan a preservar el medioambiente: las fachadas vegetales contribuyen a regular la temperatura al aportar frescura y, en consecuencia, a reducir los costes energéticos durante los períodos de mucho calor. De hecho, cuando se cubre una fachada con una gruesa capa de plantas, el aire se refresca de forma natural, reduciendo el uso del aire acondicionado. Las plantas verdes reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y mejoran la calidad del agua de la escorrentía, actuando como un filtro de partículas.

– Mejoran la calidad de vida: ya sea en interiores o exteriores, el jardín vertical tiene una apariencia visual muy agradable. Con el cambio de color natural que se produce con el paso de las estaciones, el jardín vertical aporta variedad y vegetación a un entorno que acostumbra a ser monótono y gris. El principio mismo del muro vegetal también mejora el aislamiento acústico y aporta la biodiversidad que a menudo tanto se echa de menos en las zonas urbanas.

– Aumentan la durabilidad de la infraestructura cuando se montan en exteriores: las instalaciones de muros vegetales Mon Toit Vert de VERTIGE han sido diseñadas para proporcionar al edificio un aislamiento térmico más eficiente. La capa de aire creada entre la pared de soporte y la instalación de los recipientes, así como la gruesa capa de plantas, refuerzan el aislamiento térmico de las fachadas, protegiéndolas de las fluctuaciones de temperatura. Del mismo modo, la vegetación presente en la fachada absorbe el agua de lluvia, evitando que llegue directamente y en grandes cantidades al muro de carga.

 

 

¿Cuál es el principio de los jardines verticales?

 

Para crear paredes de plantas se utilizan procesos tan revolucionarios como ingeniosos. Los módulos alveolares de soporte para las plantas permiten diferentes instalaciones de tres, seis y nueve metros de largo. El soporte se fija directamente a un marco de aluminio en la fachada del edificio o en una pared interior. Si el cliente así lo desea, también es posible insertar un aislamiento adicional acústico o térmico entre el soporte y la instalación.

Cada cavidad del sistema puede soportar hasta cuatro litros de sustrato para plantas, lo que facilita el buen desarrollo de las raíces y el crecimiento de las mismas. Es posible, por tanto, plantar todo tipo de variedades: suculentas, helechos y musgos, plantas aromáticas y diferentes variedades florales.

El módulo de crecimiento de la planta ha sido diseñado de modo que el agua se distribuya de manera uniforme en cada celda. Gracias a un sistema de goteo, un tubo autorregulable y una válvula que expulsa el exceso de agua, las plantas se benefician de un riego óptimo.

En el trabajo (oficinas, edificios industriales o comerciales) como en el hogar, nuestros exclusivos procesos proporcionan una solución sencilla para asumir gestos de ecorresponsabilidad como ciudadanos y para (re)crear vida en entornos urbanos.

 

Las ventajas de un jardín vertical

 

– Estética: este toque verde es indudablemente relajante y resulta agradable a la vista. Por otro lado, también permite ocultar la existencia de muros antiestéticos. Al modificar completamente el espacio para transformarlo en un jardín o en un patio, también se refuerza el aspecto “verde” del lugar.

– Anticontaminación: los muros vegetales ayudan a filtrar las partículas contaminantes finas. Disminuyen las tasas de CO2 y COV (compuestos orgánicos volátiles) que son capturados a través de las hojas. Los jardines verticales también contribuyen a reducir considerablemente los gases generados por el tráfico automovilístico en exteriores y los de los adhesivos, disolventes y materiales sintéticos emanados en espacios interiores.

– Aislamiento: el aislamiento acústico y térmico que ofrece un muro vegetal es eficaz, ya que hay una capa de aire entre el marco de metal y la pared del edificio. Los muros vegetales protegen de fríos, calores y ruidos.

– Evolución constante: el jardín vertical ofrece la posibilidad de apreciar el crecimiento de las plantas, las floraciones e incluso admite agregar especies a placer, ya sea en el exterior, en una sala o hasta en un baño.

– Efecto relajante: el jardín vertical al aire libre permite escuchar el sonido del viento entre las hojas y el canto de los pájaros, además de contemplar el aleteo de las mariposas.

– Durabilidad: los muros vegetales aumentan la vida útil de las fachadas y su resistencia al fuego. También reducen el caudal de agua pluvial que se escurre.

– Ahorro de energía: reducen el gasto energético gracias a sus innegables cualidades aislantes.

 

¿Cuánto cuesta un jardín vertical?

 

El precio por m² de un jardín vertical se calcula contemplando criterios que abarcan desde la solución técnica elegida hasta la ubicación geográfica.

Instalar un jardín vegetal significa optar por una inversión rentable gracias a la reducción significativa del gasto energético. El ahorro es tan importante que el coste del proyecto puede amortizarse en un periodo de tres a siete años.

Existen además numerosas ayudas a la rehabilitación, como las subvenciones y créditos fiscales que apoyan la realización de proyectos ecorresponsables.

No dude en contactarnos si necesita información más detallada.

 

Ejemplos de jardines verticales

jardin vertical